Sanguínea – Gabriela Ponce

Título: Sanguínea  – Gabriela Ponce – Candaya

Barcelona.

Sanguínea es el placer solitario de la lectura y el sentimiento colectivo junto a un público en una sala a oscuras. Es novela y es teatro. Soledad y espectáculo. Es una parte de la vida o la vida entera de muchas de sus lectoras. Hay que leerla y verla. Cuando Gabriela Ponce Padilla (Quito, 1977) escribió Sanguínea (Candaya, 2020) tomó parte de su biografía; una ruptura matrimonial como detonante. El dolor, la confusión y el vértigo que acompañan después de una separación fueron el inicio de su novela. Sin embargo, pronto se dio cuenta que la historia iba más allá, que la exploración del cuerpo femenino y las relaciones con el entorno también eran protagonistas. A Ponce le interesa lo que hace la ficción con la biografía y cómo se transforma la realidad al intentar escribirla. Así que la narradora siguió su propio camino: en patines por la ciudad, dentro de una cueva con su amante, en el río con su amiga o frente al mar con un pescador. Y mientras tanto, una posible maternidad registrada en un diario.

Durante el proceso de adaptación del libro a obra de teatro, la escritora vio claramente que la novela se reproducía con cada mujer que la iba leyendo: “Cuando compartimos la historia me di cuenta que muchas mujeres se encontraban en la novela, o se sentían identificadas en la amistad y el dolor, en lo que hacemos para resistir juntas, para salvarnos”. Habían pasado por rupturas, maternidades posibles y no posibles, abortos. Además, la lectura e interpretación, invitaba a hacerse preguntas a cualquiera sin importar su género: ¿qué es el placer?, ¿qué es la libertad y la justicia?, ¿el abandono es una forma de amor? La protagonista se enamora de quien quiera, tiene sexo con quien desea y parece libre, pero está atada a su cuerpo, lo sufre y lo goza. Ella es el exceso y la vida le pesa…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

Algunas fotos de la obra de teatro presentada en Casa Amèrica de Catalunya.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona, 9 de noviembre de 2021

Entrevista a Alberto Torres Blandina sobre Jávea

Título: Jávea –Autor: Alberto Torres Blandina –  Candaya

Barcelona.

Alberto Torres Blandina (Valencia, 1976) es profesor de literatura y creación literaria, ha publicado Cosas que nunca ocurrirían en Tokio (Premio Internacional Las Dos Orillas 2007, Premio de la Médiathèque Bussy Saint-Georges a la mejor novela extranjera publicada en Francia en 2010) entre otras obras. Su reciente libro es Jávea (Candaya, 2020), una novela que fluye, que atraviesa generaciones, países, edades, estados de ánimo, clases sociales, rencores y testimonios.

Jávea cuenta la historia de un niño que, sin ser pobre, es bastante menos afortunado que los vecinos de su barrio, sus compañeros de colegio y de la universidad. Más tarde sabe que varios de sus colegas artistas y escritores pueden darse el lujo de “aguantar hambre” precisamente porque son ricos. Siente envidia y rabia; rencor social. Lo siente incluso en el presente: “Si hoy tuviera una casa en Jávea ya me daría igual, ese niño no la tuvo”. Jávea es un municipio ubicado en la Comunidad Valenciana en España, “un pueblo bien cerca del mar”, se diría en Colombia, en donde los propietarios de casas o pisos en la ciudad tienen una segunda residencia para descansar durante el verano. Jávea es privilegio, un símbolo, un lugar representativo de gente con altos ingresos. Torres Blandina es el autor y narrador del libro, quien insiste en que no hay ficción en su obra. La novela es una crítica social sobre el dinero y la precariedad, acompañada por la enfermedad, el suicidio, el viaje, las drogas y la inconformidad.

¿Por qué escogió Jávea y no otra ciudad de España como escenario?

Realmente el lugar no lo elegí yo, porque no es autoficción, es más una crónica. Utilizo mi vida y la de otras personas para argumentar sobre la meritocracia y cómo funciona. Existe una idea un poco cándida al respecto, pero hay una letra pequeña. Además, fue real esa comida con amigos artistas en la que me di cuenta que yo era el único que no tenía apartamento en Jávea, Denia u otros lugares similares. En Valencia, Jávea era el lugar a donde iban los progres de dinero, la gente de izquierda con dinero, así que era perfecto para hablar del mundo de los artistas, que son pocos los que no vienen de familia bien. Yo nunca he tenido segunda residencia de ningún tipo y tengo una frustración por esto, un rencor social. Ya sé que suena muy pijo, pero quería reflexionar sobre este tema. Cuando acabé la carrera quería ser funcionario, tener un trabajo estable y no pasarla como la pasaron mis padres...sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador. (Publicado originalmente el 3 de agosto de 2021).

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona, 4 de noviembre de 2021

Entrevista al escritor colombiano, José Ardila, incluido en la segunda lista de la revista Granta

El escritor José Ardila – Foto de: Pablo Restrepo Giraldo
El escritor José Ardila – Foto de: Pablo Restrepo Giraldo

José Ardila (Chigorodó, 1985) es escritor, pero quiso ser actor. Vive en Medellín desde hace más de veinte años. Recientemente fue incluido en la segunda selección de los mejores escritores jóvenes en español que la revista Granta realiza cada diez años. Ha publicado dos libros de cuentos: Divagaciones en el interior de una ballena (2012) y Libro del tedio (Angosta, 2017); actualmente trabaja en su primera novela.

1. ¿De dónde salen sus historias?

De un ejercicio constante de observación, memoria e imaginación. Observación, para notar lo que pueda ser el punto de partida de una historia —una anécdota, una imagen, una frase que le oigo a alguien, un miedo, un rencor…—; memoria, para conservar lo que realmente valga la pena de eso que observo; imaginación, para deformarlo, para trazar caminos.

2. ¿Cuándo comenzó a escribir?

Cuando era adolescente, pero sin la consciencia plena de que estuviera escribiendo literatura. Siempre me ha gustado el teatro. Mi sueño de toda la vida fue ser actor. No dramaturgo, no director, actor. Y la biblioteca del pueblo donde nací, Chigorodó, era todavía —no sé ahora— muy precaria. Había muy pocos libros de todo, pero especialmente había casi nada de textos teatrales. Acaso una colección de autores antioqueños editada por la gobernación de Antioquia, con la que conocí y me enamoré de la obra de José Manuel Freidel. Era natural entonces que varios grupos del pueblo y de la región tuvieran montadas las mismas obras de Freidel: Avatares, Amantina o la historia de un desamor… De manera que los dramaturgos fueron algo necesario: una solución para un problema. Yo fui uno de esos dramaturgos accidentales. Luego, en Medellín, conocí la biblioteca de la Universidad de Antioquia —que fue más importante para mí que la carrera que terminé, Periodismo—, empecé a asistir a talleres literarios, como el de Luis Fernando Macías, y fui encontrando poco a poco mi vocación. Me pareció en algún momento que no había mucha diferencia entre un monólogo teatral y un cuento en primera personaEs fundamental. Hay una frase que tiene todavía cierto valor en algunos círculos, sobre todo académicos, para describir la obra de un buen escritor: “Esto pudo suceder en cualquier lugar”. Pues, bueno, no me interesan las historias que pueden suceder en cualquier lugar. Me aburren. Leyéndolas y escribiéndolas. La nada —o el todo, que es lo mismo— es demasiado estéril para la creación. Mis historias están construidas desde una especie de limbo vital: desde una sensación de arraigo y desarraigo simultáneos. Chigorodó, Urabá, aparecen como recuerdos, a veces como un lugar del que escapé, y Medellín como una ciudad que ha definido buena parte de lo que soy, a la que le debo casi todo lo que amo ahora, pero que también siento como una trampa de la que debería huir en cualquier momento…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador. (Publicado originalmente el 28 de abril de 2021).

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona, 4 de noviembre de 2021

Los mejores narradores jóvenes en español, 2 – Granta

Los mejores narradores jóvenes en español, 2 - Granta
Título: Los mejores narradores jóvenes en español, 2 – Granta – Candaya

Barcelona.

Granta, la revista inglesa con 132 años de historia y una de las más prestigiosas del mundo, ha elegido por segunda vez, y diez años después de la primera selección, a los mejores veinticinco escritores jóvenes en español. El pasado 14 de abril en Casa Amèrica Catalunya tuvo lugar una mesa redonda en torno a la publicación. Entre los invitados al diálogo estaban Valerie Miles, cofundadora de la revista en español, Rodrigo Fresán, escritor y miembro del jurado, y tres de los escritores que se encuentran en la lista: Irene Reyes-Noguerol, Paulina Flores y David Aliaga. En 2010 se dieron a conocer los veintidós escritores en español con más proyección, allí figuraban nombres como los argentinos Patricio Pron, Andrés Neuman, Samanta Schweblin; el peruano Santiago Roncagliolo; el chileno Alejandro Zambra y el colombiano Andrés Felipe Solano. Ahora, en 2021, una nueva generación de creadores toma el relevo; veinticinco fueron los elegidos.

La convocatoria se hizo pública en marzo de 2020 y se recibieron 194 candidaturas (112 hombres y 82 mujeres). Para la selección se consideraron candidatos nacidos a partir del 1º de enero de 1985, (menores de treinta y cinco años) y que tuvieran, por lo menos, una novela o conjunto de relatos publicado o bajo contrato. Los miembros del jurado que participaron en la elección fueron los escritores Rodrigo Fresán, Horacio Castellanos Moya, Chloe Aridjis; el poeta y cofundador de la revista Granta, Aurelio Major; Gaby Wood, directora literaria de la Fundación Booker; y Valerie Miles, confundadora de Granta en español.

Primero, se redujo la lista a sesenta y ocho finalistas y se realizaron reuniones virtuales entre los miembros del jurado hasta llegar a un consenso sobre quiénes serían los veinticinco que hacen parte del libro: Los mejores narradores jóvenes en español, 2 publicado por la editorial Candaya.…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador. (Publicado originalmente el 28 de abril de 2021).

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona, 4 de noviembre de 2021

Edición y circulación del libro en Iberoamérica desde el final de la Segunda Guerra Mundial

Edición y circulación del libro en Iberoamérica desde el final de la Segunda Guerra Mundial
Título: Edición y circulación del libro en Iberoamérica desde el final de la Segunda Guerra Mundial –Autores: Daniel Melo; Isabel Araújo Branco – Ediciones Trea

La pluralidad es clave y quienes participan revelan las diversas relaciones entre los países hispanohablantes y lusófonos en el ámbito de la edición y circulación del libro. Los expertos en varias disciplinas que aquí escriben pretenden “contribuir a un balance crítico y actualizado del estado de la edición y del libro en el mundo contemporáneo”, además de ayudarnos a comprender cómo se han construido los espacios editoriales y de lectura en Iberoamérica desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Por ejemplo, Isabel Araújo Branco, profesora auxiliar en la Universidade Nova de Lisboa e investigadora integrada en el CHAM-Centro de Humanidades cuenta cómo fue recibida la literatura hispanoamericana en Portugal, desde el boom hasta el siglo XXI; sus conclusiones son parte de su tesis doctoral. En el texto aborda su perspectiva sobre la traducción de aproximadamente quinientas cincuenta obras literarias hispanoamericanas (de setenta editoriales) desde finales de 1960 hasta 2011. ¿Cómo influyeron las transformaciones políticas en América Latina al reconocimiento de su literatura en Portugal? Por su parte, Fernando Larraz Elorriaga, doctor en Literatura Española por la Universidad Autónoma de Madrid y profesor titular de la Universidad de Alcalá e investigador del Grupo de Estudios del Exilio Literario (GEXEL-CEFID) de la Universidad Autónoma de Barcelona, se ocupa de abordar el tema de las relaciones editoriales transatlánticas y el exilio español de 1939 y cómo estos editores dinamizaron la industria en Latinoamérica. Pero es Gustavo Sorá, profesor titular de la Universidad Nacional de Córdoba e investigador en el Instituto de Antropología y en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, quien ha comenzado el recorrido por la región en este libro con su texto Utopía y guerra en la edición iberoamericana, analizando los planes unificadores del mercado editorial iberoamericano y por qué este ha sido “un anhelo colectivo y al mismo tiempo la realidad más esquiva”…sigue leyendo en el Blog de l’Escola de llibreria.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona, 3 de noviembre de 2021

Entrevista a Violeta Serrano sobre Poder migrante 

Poder migrante -  Violeta Serrano
Título: Poder migrante –Autora: Violeta Serrano – Ariel

Violeta Serrano (León, España 1988) es escritora, periodista y docente; vive entre Buenos Aires y Madrid desde 2013, y actualmente codirige el posgrado Escrituras: Creatividad y Comunicación de la FLACSO Argentina. También es profesora de la Universidad Internacional de Valencia y fundadora de la revista continuidaddeloslibros.com. En su más reciente libro, Poder migrante, (Ariel, 2020) entrelaza historias de migración a España con su propia experiencia.

¿Cómo alguien que nunca ha salido del país, que lo ve como algo lejano, imposible por sus condiciones económicas, puede entender que, como dice en su libro: “Migrantes somos todos”?

Estamos transitando un periodo bisagra en el que todo lo que pensábamos que era sólido -al menos la mayoría de los ciudadanos europeos- empieza a resquebrajarse sin que podamos ponerle demasiado maquillaje. En esta circunstancia, nos sentimos perdidos, vulnerables y obligados a empezar a construir un nuevo camino en el que vamos a tener que adaptarnos y aprender a ser creativos para salir a flote. Esto es precisamente lo que siente una persona que deja atrás su hogar, su mundo conocido, por muy incómodo que sea, para abrirse paso lejos de casa. Este es un momento propicio para la empatía y, por tanto, constituye una oportunidad: la humanidad ha sabido entenderse muy bien tras vivir traumas comunes. Así se creó la Unión Europea, por ejemplo.

Dice en uno de sus textos, en “Cuéntame un cuento y verás qué contento”, que la literatura es la prescriptora de la vida de los hombres, que la escritura es la forma más antigua y eficaz de instalar una creencia. ¿Cómo pasar de lo leído a la acción?, ¿por dónde comenzar a construir un futuro que incluya al otro, al extraño?

Vivimos, más que nunca antes en la historia, en un mundo textual. Continuamente nos comunicamos a través de redes sociales y a partir de esas comunicaciones globales construimos una nueva identidad migrante en la que ya no es tan relevante en qué lugar del mundo naciste sino cuáles son tus afinidades electivas. Es decir: hoy puedo sentirme más cercana a una mujer en América que use twitter con el hashtag #MeToo o #NiUnaMenos que a mi vecina que tal vez no tenga interés en la defensa de los derechos de las mujeres. También hoy es posible generar un sentimiento de solidaridad global tras un hecho condenable como ocurrió con el asesinato de George Floyd y el consiguiente movimiento #BlackLivesMatter y que esto tenga una incidencia en la política real que gobierna nuestra vida social: no es casual que Joe Biden ganara las elecciones con una vicepresidenta negra. Las redes sociales son una gran herramienta para generar adhesión, una vez que sepamos cómo gestionarlas de manera responsable, claro, porque también pueden producir amenazas masivas como ocurrió en el intento de toma del Capitolio hace apenas unas semanas en Washington.…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador. (Publicado originalmente el 11 de febrero de 2021).

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona, 3 de noviembre de 2021

Memorias por correspondencia – Emma Reyes

Título: Memorias por correspondencia - Autor: Emma Reyes – Libros del Asteroide

Barcelona.

 “…en ese momento aprendí de un solo golpe lo que es la injusticia y que un niño de cuatro años puede ya sentir el deseo de no querer vivir más y ambicionar ser devorado por las entrañas de la tierra.” Es una de las frases más dolorosas de la correspondencia que mantuvieron la artista Emma Reyes y el ensayista y diplomático German Arciniegas, quien incentivó a esta pintora a contarle su infancia a través de las cartas que intercambiaron entre 1969 y 1997. En la lectura del libro la voz de Reyes es dulce y honesta, llena de soledad, dolor y valentía, nunca de rencor. En la interpretación teatral de las cartas, son varias voces, sonidos e imágenes las que enriquecen la experiencia. La puesta en escena fue el cierre de la segunda temporada de Correspondencias, ciclo concebido y diseñado por Casa Amèrica Catalunya, coordinado por la escritora y Premio Nacional de Historia 2019, Anna Caballé, bajo la dirección escénica de Cristina Osorno, responsable del área de literatura y teatro de Casa Amèrica Catalunya.

Todas las sesiones tuvieron un invitado especial experto en el tema.

Indumentaria, gafas, radio y colores de la época, el sonido de la máquina de escribir y el de las letras hechas a mano, la música que llega al espectador invoca el tiempo en el que los protagonistas de la noche comenzaron a intercambiar cartas. Sobre el escenario dos actores interpretan a Emma Reyes (Bogotá, 1919-Burdeos, 2003) y a German Arciniegas (Bogotá, 1900- Bogotá, 1999). Los actores Maribell Arango y Sergio Alessandria, respectivamente, leen algunos de los textos, sus voces y espacios se cruzan de forma armoniosa y afinada; y como si tuviéramos el poder de la bilocación, los asistentes al evento estamos en el París del escenario y en la Barcelona de la realidad unidos por la maravillosa correspondencia de Reyes que escuchamos en silencio…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador. Publicado originalmente el 5 de enero de 2021.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona, 2 de noviembre 2021

Lo viral – Jorge Carrión

Lo viral -  Jorge Carrión
Título: Lo viral -Autor: Jorge Carrión – Galaxia Gutenberg

Barcelona.

“¿Por qué en la época contemporánea nos empeñamos en convertir las grandes tragedias en nuevos comienzos?”, escribe Jorge Carrión en Lo viral (Galaxia Gutenberg, 2020). Desde 1997 este escritor y crítico literario (Tarragona, 1976) lleva un diario real llamado Días extraños que algún día piensa publicar; mientras tanto, y una vez se dio la orden de cuarentena estricta en España debido a la covid-19 comenzó a escribir Lo viral, su “falso diario sincero”, su “antidiario de no ficción”.

El 15 de enero de 2020 el autor escribe que va caminando a todas partes: a recoger a uno de sus hijos al colegio, a dictar clases a la universidad, a cenar con sus amigos en el Karakala o el Betty Ford mientras escucha podcasts de ficción. Aún no sabe que salir a caminar es un privilegio, o sí lo sabe porque su diario es una reconstrucción literaria. Jorge Carrión camina cazando librerías y pasajes en Barcelona, pensando en los muertos de la ficción, hablando con sus vagabundos de la chatarra, escribiendo su siguiente artículo para The New York Times o La Vanguardia, el tuit de mañana a primera hora o preparando su próxima clase (el máster ya es viral).

Al leer las entradas de su diario, algunas muy entrañables y familiares, lo intuimos libre como éramos todos por esos días…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona, 6 de enero de 2021

Las diabluras del lápiz: elogio de la lectura – José Andrés Rojo

Título: Las diabluras del lápiz: elogio de la lectura -Autor: José Andrés Rojo – Pre-Textos

«El lápiz es un bastón en el que te apoyas, un remo con el que impulsarte con más fuerza, una flecha que lanzas y de la que te amarras para sobrevolar el mundo», escribe José Andrés Rojo, redactor jefe de Opinión en El País en su Diabluras del lápiz: elogio de la lectura (Pre-Textos, 2019). El lápiz como herramienta de cortejo con la lectura en curso, como delator de pensamientos afines o facilitador de juicios, cada lector tiene sus propios códigos para saber lo que significa subrayar de cierta forma, un signo de interrogación, una estrella, la admiración, no es lo mismo para unos y otros.

Quien subraya sus lecturas comenzó sintiéndose culpable hasta que entendió que hacerlo también formaba parte de su experiencia, para muchos es difícil concebir entrar en un libro sin un lápiz en la mano. Así también lo confiesa el autor de esta celebración de la lectura. Escribe Rojo que, antes, él solo subrayaba libros de ensayo o de estudio, hasta que pasó también a las lecturas de placer. Cuenta que al principio escondía los lápices y evitar la vergüenza de sentirse descubierto lo impulsaba a lanzar la espada, el lápiz, al suelo, o a esconderlo en un bolsillo de su camisa. Ahora en cambio los exhibe, «soldados de mil batallas, compañeros del alma», como los llama y les agradece el deber cumplido.

José Andrés Rojo (La Paz, Bolivia, 1958) nos cuenta en su ensayo la relación que tiene la lectura con el lápiz. Dice que el primer capítulo de La pasión intacta de George Steiner (Siruela, 2012) le quitó cualquier complejo sobre subrayar o no un libro, allí un hombre, un filósofo, lee y el mundo se detiene…sigue leyendo en el Blog Escuela Librerías UB

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 4 de enero de 2021

Teoría de la gravedad – Leila Guerriero

Título: Teoría de la gravedad – Autora: Leila Guerriero

Barcelona.

Hace unos meses, en la presentación de uno de sus libros, Leila Guerriero dijo que cuando la realidad no está produciendo nada que la lleve a escribir sus columnas lee poesía o echa mano de la música, y si nada funciona sale a correr. El problema es que en estos dos últimos meses del 2020 la realidad dice tanto que aplasta a muchos y es difícil concentrarse en cualquier tarea, da miedo estar offline durante dos horas seguidas (quien sabe qué pueda pasar en ese tiempo), los pájaros cantan a horas inusuales, cualquier sonido es ruido y correr con tapabocas es casi imposible. ¿Entonces?

Esta periodista y editora argentina tiene ahora mucha más realidad de donde escoger y su columna sigue siendo tan exquisita, breve y personal como siempre, como lo son también cada una de las que están recopiladas en su libro Teoría de la gravedad (Libros del Asteroide, 2019). “Alguien que lea este libro supondrá que me conoce, pero no me conoce nada”, dijo Guerriero en la presentación a finales del año pasado en Barcelona. Es cierto, uno se hace la ilusión y la siente más cerca; entra en su casa sin que ella se entere. No importa si escribe sobre cómo amasar el pan o sobre parejas que se destruyen a punta de detalles; el tema que elija se va a disfrutar.

En su reciente columna para El País Semanal dice: “Si me preguntan, no estoy bien. Soy una desgraciada más, y a mucha honra. No son tiempos de alivio”. Comienza escribiendo sobre la reciente novela de Mariana EnríquezNuestra parte de noche (Anagrama, 2019)—, nos distrae con un dulce de peras que prepara en la cocina, pasa por el “Yo afortunadamente estoy bien”, tan repetido en estos días y que no puede decir la gente que se gana la vida vendiendo en la calle, y después, ya paseándonos en la sala de su casa …sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 13 de octubre 2020

Catalina Mejía y la edición de novela gráfica

Entrevista a Catalina Mejía, editora del sello Salamandra Graphic, una apasionada y defensora de la novela gráfica como forma de narrar y de contar historias.

Catalina Mejía @ Panci Calvo

Ventiladores Clyde de Seth, Sabrina de Nick Drnaso, Las edades de la rata de Martín López Lam, El árabe del futuro de Riad Sattouf —que va en su cuarto volumen—, fueron publicados en castellano por Salamandra Graphic, sello especializado en novela gráfica y que desde 2019 forma parte del Grupo Editorial Penguin Random House. Desde la elección de los libros y detrás de cada detalle: color, tipografía, traducción, giras de autor, entre otros, está Catalina Mejía (Medellín, 1979), quien ha construido un catálogo sólido durante los cinco años que lleva a cargo del sello. Publica ocho libros al año, “una cifra no muy alta a nivel de competidores”, pero que le ha dado varios premios en El Festival Internacional del Cómic de Angulema y alegrías editoriales como trabajar junto a Ana Penyas, quien obtuvo el Premio Nacional del Cómic en 2018 con Estamos todas bien, o la satisfacción  de haber conocido y viajado con Seth en su gira por España, además de estar siempre en las listas de “cómics esenciales” del año según la Asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic de España (ACDCómic). Sueños cumplidos, objetivos y su visión de la historieta como medio. Una entrevista a esta editora.

¿Cómo una abogada se convierte en editora de novela gráfica?

Desde pequeña me ha gustado leer y sobre todo escribir, era un sueño poder dedicarme al mundo de las letras, pero en Colombia era complicado romper el tabú de poder vivir de esto, entonces llegué a un pacto con mis padres y estudié Derecho en la Universidad del Rosario decidida a que en el momento en que se presentara la oportunidad de poder hacer algo relativo a la literatura lo iba a hacer. Después me dieron una beca de un año para venir a España y me enamoré del país, de su cultura, del acceso a las bibliotecas públicas, del gran número de librerías que había, de la cantidad de formatos y tipos de libros que existían. Más tarde, en 2006, hice el máster en edición de Santillana en Madrid y empecé a ser editora literaria, pero por circunstancias de la vida comencé a trabajar en Sin Sentido, una editorial especializada en novela gráfica que se acababa de quedar sin editor. Yo contaba con muchísimos conocimientos de cómo se hacían los libros, pero también reconozco que tenía un gran desconocimiento del mundo de la novela gráfica. Poco a poco fui leyendo a los autores, comprendiendo la forma de entenderla y leerla, y ahora mismo soy una completa apasionada y defensora de este medio como forma de narrar y de contar historias.

¿Cómo elige los libros que quiere editar?

Me llegan a través de agentes, editores, autores, afortunadamente hoy podemos acceder a los contenidos de forma más sencilla.…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 6 de octubre de 2020

Caballo sea la noche – Alejandro Morellón

Caballo sea la noche de Alejandro Morellón

Título: Caballo sea la noche – Autor: Alejandro Morellón – Candaya

Después del libro de relatos El estado natural de las cosas, con el que obtuvo el IV Premio Hispanoamericano Gabriel García Márquez en 2017, el escritor Alejandro Morellón publica su primera novela: Caballo sea la noche (Candaya, 2019), la historia de una familia destruida por ¿el amor?, el deseo, la identidad y la culpa. Sin puntos apartes y en menos de 100 páginas entramos en los pensamientos de Alan y Rosa, madre e hijo, e intuimos los del hermano y el padre ausentes. Las iniciales de sus nombres forman la palabra AMOR.

A Alan la luz le hace más daño que la oscuridad, porque él es el centro de la culpa. El secreto que aún no sabe está escondido en su piel y frente al espejo, lo presiente y por eso duerme todo el tiempo que puede. “¿Quién soy?”, se pregunta el hijo: “Soy un ser arbitrario y sin concreción, una latencia indefinida, un extraño caminar, un pálpito inestable… un enigma sexual”. Rosa también se esconde dentro de los álbumes de fotos familiares, se mantiene despierta en el pasado y es incapaz de dormir en el presente, ¿hasta dónde puede llegar el amor de una madre, hasta dónde el perdón, nunca el olvido? La novela se lee a todo pulmón, y aunque uno quiera renunciar a hacerlo, porque sabe que lo que se revelará es terrible, pueden más el lenguaje y la forma en cómo está escrita. El orden de los descubrimientos que hace el lector junto a los protagonistas es clave, hay belleza en cada frase, velocidad, angustia y también poesía, mucha poesía en lo que va contando, sin decirlo en forma explícita, cada personaje.

¿Creó un “mundo provisional” para escribirla?

Sí, creo que toda la literatura es justamente eso, un mundo provisional, un espacio generado por el autor y regenerado con cada nueva lectura. Esta historia me requería un espacio y un lenguaje concretos, las estancias indefinidas, las oraciones ininterrumpidas; de esta manera, los personajes que no pueden salir de la casa se asemejan al lector al que le cuesta salir de la frase.

Ser “herida y cuchillo”, lo es el padre y lo es Alan, el hijo. Las heridas deben sangrar para ser sanadas, para poder ser curadas, dice usted en la novela. ¿Qué tan necesario es saber la verdad dentro de una familia? Sobre todo, una tan espantosa como la de Caballo sea la noche.

La verdad siempre se nos impone, incluso la más dolorosa. Puede uno darle la espalda al conflicto, pero nunca evadirlo por completo, está ahí, se presiente. El dolor que no se acepta se camufla, sí, pero no puede desaparecerse

…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 18 de marzo de 2020

Contra Amazon – Jorge Carrión

Contra Amazon - Jorge Carrion

Título: Contra Amazon – Autor: Jorge Carrión – Galaxia Gutenberg

Barcelona.

Un caballo de Troya cargado de libros dentro de Amazon es la portada del trabajo más reciente del escritor Jorge Carrión. El también profesor, periodista y crítico autor de Librerías (Anagrama, 2013) publicó hace dos años un artículo llamado “Contra Amazon. Siete razones / un manifiesto”, que dio origen a su nuevo libro. Entre las razones están: “porque rechazo la hipocresía, porque no quiero que me espíen mientras leo, porque no soy ingenuo”, y otros cuatro motivos más. Hoy Contra Amazon (Galaxia Gutenberg, 2019) es, además del texto inicial, una reunión de crónicas de viaje, ensayos y entrevistas relacionadas con bibliotecas, librerías, libros y libreros con dos hilos conductores: Amazon como enemigo y Borges como constante. También hay espacio para las bibliotecas de la ficción: la de don Quijote de la Mancha, la del Nautilus en Veinte mil leguas de viaje submarino y la de Babel, de Borges.

Nos reunimos en Barcelona a hablar de su trabajo, en un café justo enfrente del colegio de uno de sus hijos.

¿Por qué cree que es tan importante el lugar en donde se compra un libro?

No solo el lugar en donde se compra sino también en donde se lee el libro, o en donde se toma en préstamo, la biblioteca o la casa del amigo; en los cuatro casos se inicia una historia. La lectura de un libro por lo general tiene detrás una historia, y me interesa porque me ayuda a la memoria. Recuerdo dónde los he comprado, quién me los ha regalado y sobre todo dónde los he leído. Lo que hace Amazon, en particular con los libros, y cualquier sitio de venta por Internet, es anular la mayor parte de esa historia, con lo cual todo llega a tu casa en una caja idéntica, borrando su genética, su pasado, e igualándolo. Me cuesta recordar lo que he leído en un ebook, y creo que me costaría crear un vínculo con un libro que no sepa de dónde viene. Además, en mi forma de subrayar está mi propia biografía, porque por muchos años jugué ajedrez, fui incluso profesor. En ajedrez, cuando una jugada es buena se pone un signo de exclamación en el comentario, y cuando es un error se pone un signo de interrogación, y esto lo adapté a mi forma de subrayar. Exclamaciones e interrogaciones, admirando y cuestionando, conversando con este libro.

¿Es optimista respecto al futuro de las librerías?

Por supuesto, por razones muy evidentes: todos los procesos históricos son lentos, de modo que no tiene sentido siquiera hablar del futuro de las librerías, porque no se sabe si es un futuro de diez o de dos siglos, pero sí podemos saber que quienes hace diez años dijeron que en el 2019 ya nadie leería en papel se equivocaron, de modo que soy totalmente optimista. Yo creo que lo que está ocurriendo, y lo que va a ocurrir durante un tiempo, es una clara convivencia de la pantalla y el papel.

…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 17 de marzo 2020

Aquí solo regalan perejil – Luis Luna Maldonado

Aquí solo regalan perejil - Luis Luna Maldonado

Título: Aquí solo regalan perejil– Autor: Luis Luna Maldonado – Alfaguara

Abilio Ayala es un colombiano que llega a Barcelona ¿a buscar fortuna, a escapar de algo, a cumplir un sueño? Quizá todas las anteriores. En su ciudad natal, Pamplona, se dedicaba al contrabando, también a averiguar quién asesinó a su hermano mayor mientras compartía cama con Miladys, una prostituta que lo quería y le pasaba libros dejados en su cuarto por clientes antiguos con la condición de que le leyera a ella de vez en cuando. Ahora, ya en Europa, se baja del metro en Plaza Cataluña preciso el 11 de septiembre de 2001, cuando acaban de ocurrir los atentados a las Torres Gemelas y en plena celebración de la Diada, la Fiesta Nacional de Cataluña. Esa tarde comienza la pequeña tragedia del inmigrante en España: mantener el estatus legal y, en su caso, poco tiempo después, otra más universal y variable: el amor.

Después de siete años, en su último día en el país, Abilio se sienta en la barra de un bar y comienza a hablarle al dueño, un chino llamado Wong, quien parece que lo escucha, o en realidad no, quien parece que lo entiende, o no realmente. El dueño está pendiente de los clientes, seca vasos, limpia el suelo, sirve cañas y demás oficios típicos de los omnipresentes bares de barrio en Barcelona. Este es un lugar que suele frecuentar para ver los partidos de fútbol, y mientras le cuenta su vida al barman mira de reojo uno del Barça, pero él es del español; va siempre a tomarse cuatro cervezas con un dedo de espuma, pero esa tarde está dispuesto a acabar con el barril. Wong sabe escuchar y Abilio le cuenta la razón por la que llegó y por la que partirá en un monólogo divertidísimo y al mismo tiempo amargo llamado: Aquí solo regalan perejil (Alfaguara, 2019), de Luis Luna Maldonado (Pamplona, 1963), que obtuvo el XX Premio Ñ BaPro – Clarín de Novela.…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 28 de octubre de 2019

La invención del viaje – Juliana González-Rivera

Título: La invención del viaje– Autor: Juliana González-Rivera – Alianza

Escucharla es un viaje. Esta colombiana habla con tanta pasión sobre su trabajo, que se siente la necesidad de ir a tomar el primer bus, tren o avión que pase no importa hacia dónde. Con ella es fácil “sentir de golpe el viaje”. Juliana González-Rivera, con menos de treinta y cinco años, ha vivido en Medellín, Madrid, Bogotá, Barcelona y Estocolmo. Es escritora y periodista, habla inglés, sueco y francés; hace yoga, corre, dicta clases y conferencias y no descarta seguir estudiando. Ya es doctora en Periodismo y especialista en Literatura de viaje por la Universidad Complutense de Madrid. Durante los primeros días de junio estuvo en Barcelona presentando su primer libro: La invención del viaje (Alianza Editorial, 2019).

Aunque dice no identificarse con ninguna bandera, se siente orgullosa de ser la segunda colombiana en publicar en Alianza Editorial, después de Álvaro Mutis. Para ella el mundo es el lugar para entenderse, además de la lectura. Bruce Chatwin, Saint-Exupéry, Ryszard Kapuscinski, Cees Nooteboom… la lista es larga, este espacio se llenaría de nombres que han sido su referencia para escribir este libro. Afirma que no hay diferencia entre hombres y mujeres en cuanto a “sentir de golpe el viaje”, a llevar la vida errante de quien decide que todo el planeta es su casa y que no está regresando a alguna parte. Aclara que esto no quiere decir que no existan dificultades para una mujer que viaja, pero la sensación de “desarraigo crónico” no tiene género. Ella se siente en un estado de permanente tránsito…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 28 de octubre de 2019

Un día en la vida de un editor – Jorge Herralde

Título: Un día en la vida de un editor– Autor: Jorge Herralde – Anagrama

Jorge Herralde (Barcelona, 1935) es uno de los editores de mayor trayectoria y reconocimiento de habla hispana. Se formó como ingeniero industrial y estaba destinado a seguir los pasos de su padre, un empresario del sector metalúrgico, pero su verdadera vocación era ser editor. Desde que decidió serlo ya han pasado cincuenta años y el catálogo de Anagrama es su admirada y respetada carta de presentación. Para celebrar este aniversario ha publicado Un día en la vida de un editor y otras informaciones fundamentales, una recopilación de entrevistas, ensayos, discursos, notas de viaje, cartas abiertas y algunos textos inéditos desde 1969 hasta el presente. El libro cuenta con un apartado de fotografías de conferencias, fiestas y eventos en los que ha participado como editor. Herralde también ha publicado Opiniones mohicanas, Por orden alfabético y El optimismo de la voluntad.

“El autor es la estrella absoluta, sin discusión. Los editores podemos intentar que luzca su mejor perfil, buscarle los mejores compañeros de escudería, sosegar los alborotos de su ego, etc.”, dijo en una entrevista con Nuria Azancot. Anagrama publica su catálogo en todos los países, da la misma importancia a todos los autores, mientras que los grandes grupos publican fuera de su país a los más famosos, y dejan a los escritores menos conocidos en el ámbito local. “Los grandes grupos más que construir un catálogo lo compran”. Alguna vez, el fundador del Grupo Planeta quiso comprar Anagrama “con Herralde dentro”, pero él ni estaba en venta, ni le interesaba.

Herralde dice que el editor es un lector voraz, no un escritor frustrado, por lo menos no en su caso; lo que él busca es “a partir de la lectura, contagiar los propios entusiasmos”. Su objetivo ha sido que los lectores confíen en la editorial y disfruten los libros. “Es muy difícil construir un catálogo, pero muy fácil destruirlo”. Gran lector de dietarios y memorias…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 16 de julio de 2019

Trance – Alan Pauls

Título: Trance– Autor: Alan Pauls – Ampersand

¿Qué sucede si un escritor revisa su experiencia de lector a través de un glosario autobiográfico? Lo ha hecho Alan Pauls en Trance. No es una campaña de promoción de la lectura, ni un tratado acerca de los beneficios que esta trae, y menos una lista de lo sabios que se supone que llegamos a ser al finalizar un libro. Trance es un placer, un acto de espionaje a un escritor. Su objetivo, según explica el autor en la introducción, es declarar la deuda que escribir tiene con leer.

Abuso, anteojos, celda, misterio, monstruos, pudor, silencio, subrayar, zugzwang…son treinta y nueve entradas en un tono que se siente quizás lejano por la tercera persona, y al mismo tiempo muy íntimo por las escenas que describe. Por ejemplo, al imaginar a este escritor argentino siendo “léido” (así con acento en la “e”) por su abuela paterna, judía alemana proveniente de Berlín en 1939. Ella es quien le leerá sus primeros libros antes de irse a dormir, antes de entender lo que significan las letras unidas formando palabras. “Leer no es necesariamente amar; ser leído, en cambio, es ser querido (como lo saben los padres a menudo más que los hijos)”.

Leer es un “vicio gratuito, benéfico, generoso”. “Es una pasión silenciosa y más bien célibe, que se abre y se cierra cada vez que sucede, pero que no se extingue nunca”. Con un libro en las manos luchamos contra los enemigos de la lectura que el escritor comenta: el multitasking y las interrupciones. Nada más cierto que leer exige una exclusividad absoluta. No es posible hacerlo mientras se realiza otra tarea, quizás por eso para muchos es más fácil sentarse a ver una serie, una película. Leer requiere esfuerzo, la creación de un universo nuevo para aislarse del verdadero y al mismo tiempo para comprender el ya conocido. Su definición de anacronismo es genial: “leer tal vez sea la última práctica continua que quede en el mundo”…sigue leyendo en el Blog de la Escuela de Librerías de la Universidad de Barcelona.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 4 de julio de 2019

Entrevista a Mónica Ojeda

Mónica Ojeda-Foto de Lisbeth Salas

Mónica Ojeda (Guayaquil, Ecuador, 1988) no siente ninguna presión o responsabilidad al estar en Bogotá39 de 2017; la lista de los mejores escritores de ficción menores de cuarenta años. Además hoy es parte de los finalistas que aspiran al III Premio Bienal Mario Vargas Llosa que se entregará a finales de mayo en Guadalajara. Ha publicado La desfiguración Silva (Premio Alba Narrativa, 2014), y Nefando (2016) y Mandíbula (2018) en editorial Candaya.

Nefando cuenta la historia de un grupo de amigos, tres de ellos hermanos, unidos por un videojuego en la deep Web. Pederastia, pornografía, literatura, autocastración giran alrededor de esta lectura que perturba y encanta al mismo tiempo. Mandíbula, por su parte, narra el amor caníbal entre madres e hijas, la perversidad entre unas amigas amantes de las creepypastas (historias de terror en internet) y la locura de una profesora y su alumna secuestrada. Las dos novelas llegan a ser experiencias físicas y dejan al lector sin piso y sin aire, y con una gran admiración por el trabajo de la escritora.

Ella afirma que “La literatura abre los ojos a zonas oscuras en donde es difícil abrirlos”. Sus libros, además de ser imposibles de olvidar, son una gran clase de escritura creativa a quien intente diseccionarlos. Ojeda busca generar una experiencia poética, que el lenguaje no sea un mero instrumento para contar una historia sino que además se convierta en un lugar dinamizador de sensaciones. La autora dice que todo se lo debe a la escritura, y es allí en donde quiere experimentar.

“Quizás esa postura al escribir, esa necesidad de llenar, de llenarme, de saciar algo que está destinado a ser insaciable me conduzca a hacerlo apuntando a superar los obstáculos que no pude superar en mis anteriores libros”. A Mónica Ojeda la caracteriza la búsqueda de intensidad como persona y escritora, basta con leerla, verla hablar en público o escuchar el tono de su voz en una entrevista vía WhatsApp:

¿Qué es para usted leer y escribir?

Son actos que parecen individuales y solitarios pero que en realidad representan un ejercicio colectivo, un ejercicio creativo de comunicación. No de diálogo porque no puedes dialogar con el libro, pero si comunicarte con lo que la escritura y la propuesta de un autor te está planteando…sigue leyendo la entrevista en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 26 de junio de 2019

El dolor de los demás – Miguel Ángel Hernández

Título: El dolor de los demás – Autor: Miguel Ángel Hernández – Anagrama

Murcia, España.

Hace veinte años un joven de dieciocho años entró a la habitación de su propia hermana y la asesinó. Minutos después huyó en un carro y se lanzó por un barranco, llevaba un cinturón atado al cuello. Era la Nochebuena de 1995. El asesino, llamado Nicolás, era el mejor amigo del escritor Miguel Ángel Hernández (Murcia, 1977), quien ha decidido contar la historia en: El dolor de los demás (Anagrama, 2018), una crónica autobiográfica.

Como en los buenos libros la lista de preguntas planteadas es larga, y como en los que son aún mejores, no pretende responderlas. Esto no es un manual sobre cómo reponerse de esos giros inesperados y trágicos de la vida. Es la vida misma, pero bien contada, con dudas sobre cómo hacerlo, qué camino tomar o evitar, con arrepentimientos. Temas como la amistad, la familia, la infancia y la muerte giran alrededor del asesinato, así como las dudas sobre el proceso creativo del autor y el derecho, o no, a escribir sobre aquellos que conocemos.

“¿Hasta qué punto nos pertenece la vida de los demás? ¿Quiénes son en realidad los demás? ¿Qué derechos tenemos sobre ellos y sobre su memoria?” El autor va intercalando la narración desde el momento mismo en que se entera de lo que ha sucedido en casa de su amigo en 1995 (el pasado, escrito en segunda persona), con el proceso de creación de la novela que el lector tiene entre sus manos (el presente, en primera persona). Son casi veinte años de diferencia entre las dos historias que se leen en forma simultánea. Se siente con claridad una idea que el escritor plantea casi al final del libro: el tiempo es vertical, está enfrente, fusionado: “Pasado, presente y futuro anudados en un mismo instante”.…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 26 de junio de 2019

Museo de cuadros de costumbres – Viajes y Vida cotidiana en Bogotá

Título: Museo de cuadros de costumbres - Autor: varios – Filomena Edita

Título: Museo de cuadros de costumbres – Autor: varios – Filomena Edita

Bogotá, Colombia

Hay gente que tiene grandes ideas, que son libros, y los hace realidad. Una realidad  hecha de papel, impresa a dos tintas e ilustrada; un amor a primera vista a la que se le nota el cuidado en cada detalle de su edición. Museo de cuadros de costumbres está dividido en dos: Viajes (Filomena Edita, 2017) y Vida cotidiana en Bogotá (Filomena Edita, 2018); son libros aparte, pero estrechamente relacionados. La primera vez que los textos que leemos allí fueron publicados estábamos en el siglo XIX, la vida en ese entonces era muy diferente en algunos aspectos. En otros, seguimos siendo bastante parecidos.

“Un museo de cuadro de costumbres es un monumento literario que contiene las cosmovisiones, ideas, creencias, pensamientos, valores, experiencias y formas como los neogranadinos percibían su realidad y la manera como se relacionaban con ella”, escribe Iván Padilla Chasing en la introducción de Viajes. ¿Por qué nos habría de interesar lo escrito hace tanto tiempo? Además, son textos que quizás no sabíamos siquiera que existían. La respuesta que le podría interesar a alguien que entre a una librería independiente en Bogotá es que son divertidos, son un gran viaje en el tiempo a través de dos libros físicamente muy lindos, con espacio para tomar apuntes de los viajes propios y postales de regalo, se pasa un rato realmente grato mientras se lee cómo era la vida en ese tiempo. Y la respuesta más profunda, la que se le queda a uno en el alma al cerrar los libros, la dicen los propios editores de Filomena: “Para constituirnos como una nación que asume con valentía el reto de la paz es necesario acercarse y conocer nuestra herencia”.

Los textos fueron reunidos y editados por primera vez en 1866…sigue leyendo en El Cisne: libros y espacios de El Espectador.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 26 de junio de 2019

Diccionario de autores latinoamericanos – César Aira

Diccionario de autores latino

Título: Diccionario de autores latinoamericanos– Autor: César Aira – Tajamar, Tres Puntos

¿Qué piensa César Aira de escritores como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Sor Juana Inés de la Cruz, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa o Ida Vitale? Publicado por primera vez en 1985, después en 2001, 2015 y ahora, en 2018, nos encontramos con su Diccionario de autores latinoamericanos, un «trabajo enteramente personal y doméstico», escribe el autor.

También agrega que es diccionario solo porque está ordenado en forma alfabética. Por otra parte, y para ayudar al lector, en los apéndices de este libro podrá verse el orden de escritores por país de nacimiento y en forma cronológica. Son cinco siglos de literatura latinoamericana vista a través de César Aira, Premio a la Trayectoria Artística del Fondo Nacional de las Artes de Argentina (2013) y Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas (2016).

Los cambios en las entradas se han realizado solo hasta 1998, por lo que existen escritores que allí, felizmente, no han fallecido, como García Márquez. En una nota al principio del libro —llamada «Posdata de 2018»— se aclara que el intento de actualización no tuvo eco por dos razones: el autor se alejaba de la juventud y perdía la energía y el estímulo para la gran tarea que tendría por delante; la lista se cierra en los nacidos antes de 1940. Por lo que no se debe esperar encontrar a escritores como Roberto Bolaño, Leila Guerriero o Ricardo Piglia, por nombrar solo a algunos. La otra razón está relacionada con los cambios tecnológicos, pues ahora en Internet se puede consultar la vida y obra de cualquier escritor. …sigue leyendo en el Blog de la Escuela de Librerías de la Universidad de Barcelona.

©Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 19 de diciembre de 2018

A %d blogueros les gusta esto: