Bel Ami – Guy de Maupassant


Título: Bel Ami- Autor: Guy de Maupassant - DEBOLSILLO

Título: Bel Ami – Autor: Guy de Maupassant – DEBOLSILLO

Los Bel Ami se ven en todas partes. El último que recuerdo caminaba hace unas semanas frente a las fuentes del Palau Sant Jordi en Barcelona. Tenía un aire de superioridad que lo delataba. Seguro quería pasar de incógnito, pero mis amigos lo reconocieron por sus tatuajes de estrellas desde los hombros hasta el pecho. Quizá los Bel Ami busquen algo de anonimato cuando han conseguido sus objetivos o quizá sentirse transparentes sea su peor castigo. Para George Duroy el protagonista del Bel Ami de Guy de Maupassant lo sería.

Llegué al Sant Jordi a ver aunque fuera por un momento a dos de mis mejores amigos, Diego y Sergio, que venían al concierto de Madonna. Hablamos, tomamos fotos y nos reímos. Dos horas después se perdieron en la fila y yo me senté a leer el primer capítulo de Bel Ami con el sonido de fondo creado por la emoción de los que estaban adentro. Allí estuve hasta que se fue el sol, acompañada por las caras tristes de los que no pudieron comprar la boleta, algunos revendedores y los habitantes permanentes del Cementerio de Montjüic que se veía al fondo, el mismo en donde la María dos Prazeres de Gabriel García Márquez compró su tumba.

Guy de Maupassant (1850-1893), escritor francés, autor principalmente de cuentos que ejercieron gran influencia en diversos escritores, entre ellos Chejov, y quien a pesar de haber muerto a los 43 años, tuvo una carrera muy prolífica: más de 300 cuentos — leer Bola se sebo y El miedo—, algunas crónicas y seis novelas, entre ellas Bel Ami protagonizada por George Duroy. En este link se puede encontrar un gran análisis de su obra.

Duroy sabe “provocar y aprovechar” las situaciones. Es arrogante, astuto, paciente e impaciente al mismo tiempo, decidido, manipulador, enamoradizo, encantador y por supuesto muy bello—por esto su apodo—. Desde el primer capítulo me recordó una frase de Onasis: “Para lograr el éxito, mantenga un aspecto bronceado, viva en un edificio elegante, aunque sea en el sótano, déjese ver en los restaurantes de moda, aunque sólo se tome una copa, y si pide prestado, pida mucho”. Duroy lo sabe y explota su belleza y actitud ante cualquier oportunidad de ascenso en La vie Française, el periódico en donde trabaja.

Maupassant recibió muchas críticas por parte de la prensa al utilizar este sector como escalera de ascenso social del protagonista y mostrar a los diarios de París como centro de corrupción. El autor se defendió con una carta apasionada en donde explicabaque George Duroy era soldado, tenía planeado ser un profesor de equitación y que antes de ser periodista ya tenía la semilla de todos sus defectos y dejaba claro que los Bel Ami se pueden encontrar en todas las profesiones.

Intriga y sorpresa son los eslabones de la narración. Leer Bel Ami es como ir en una montaña rusa, hay subidas, bajadas y un enganche perfecto entre capítulo y capítulo, que no da tiempo para preguntarse cómo George Duroy cae mal pero también cae bien, muy pocas veces, claro, pero lo logra. Sin embargo, tuve tiempo para darme cuenta deque si conociera París podría acudir a recuerdos de los lugares y calles exactas que nombra Maupassant en el libro. Así que mientras ahorro para el viaje, decidí seguir con la tortura de no saber cómo es la ciudad y compré París no se acaba nunca de Vila-Matas.

Por más que Duroy sea arrogante, astuto, oportunista, avaro y los demás defectos alrededor de la vanidad, tiene un punto débil que, por lo menos para mí, lo hace muy en el fondo un buen tipo. El amor y devoción que siente por sus padres, dos humildes trabajadores del campo de los que no se habla mucho en la novela. Solo hay tres o cuatro referencias sutiles sobre ellos y una escena conmovedora cuando Duroy va a visitarlos y los abraza en medio del camino. “Aún guardaba interés por todas las cosas del pueblo, por las noticias de los vecinos y por el estado de las tierras y las cosechas” dice Maupassant refiriéndose al protagonista.

Hay un tema muy importante en el libro: la muerte. La agonía de su amigo Forestier, las ilusiones de los que están a punto de morir y la charla del poeta de La vie Française, Norberto de Varenne con Duroy, como si el Iván Ilych de Tolstoi y este poeta hubiesen tenido una conversación a escondidas, la misma que le sería transmitida al protagonista durante un paseo por la ciudad.

Al bajar del San Jordi y abandonar a los que estaban fuera del concierto ya contagiados de la emoción y sin caras tristes, iba pensando en George Duroy y en cómo Maupassant haría para desarrollar el personaje. No sabía que unas semanas después ya no sería Duroy sino el barón Du Roy de Cantel, gracias a su constante ambición por ocupar un “lugar” en la sociedad parisina y en La vie Française. Tampoco sabía que me haría llorar la debilidad y el amor por sus padres. Y mientras no sabía nada de esto, al fondo se perdía la voz de Madonna: ♫ Greta Garbo, Monroe, Deitrich y DiMaggio, Marlon Brando, Jimmy Dean On the cover of a magazine ♫.

Las coincidencias, Laura Carreño, los Carreño, siempre hacen encajar todo en mi vida. 

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 10 de julio de 2012

Anuncios

4 pensamientos en “Bel Ami – Guy de Maupassant

  1. Pingback: París no se acaba nunca– Enrique Vila-Matas | EL HERMAFRODITA DORMIDO

Comentar este post:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s