Sostiene Pereira – Antonio Tabucchi


Título: Sostiene Pereira - Autor: Antonio Tabucchi – RBA Narrativa de hoy

Título: Sostiene Pereira – Autor: Antonio Tabucchi – RBA Narrativa de hoy

Si yo tuviera que salir de mi casa de prisa, sin poder pensar qué llevar, tomaría mi edición casi desbaratada de El Hermafrodita Dormido de Fernando González. Sería un objeto perfectamente inútil para sobrevivir. No se puede comer, no me sirve para dormir sobre él y por supuesto no vale como pasaporte.

Mientras leía Sostiene Pereira (1994) de Antonio Tabucchi, me preguntaba quién era el que lo hacía “sostener” cada una de sus acciones, pues esta novela se lee como una declaración detallada de los movimientos del protagonista. Todo menos sus sueños que según él son privados. Pereira es un periodista católico que no cree en la resurrección de la carne. Cree en la literatura sin nacionalidad ni contaminación política, sin embargo, mientras dirige el suplemento literario del diario El Lisboa, se da cuenta de que un “Viva Francia” en el final de un relato de ficción desata suspicacias. Es 1938 y Portugal está gobernada por el dictador militar António de Oliveira Salazar. Toda Europa está empezando a temblar: Francisco Franco, Hitler, Mussolini.

Pereira, no tiene hijos, pero si los hubiera tenido, uno sería como Monteiro Rossi, un joven al que le da trabajo como redactor de necrológicas y quien será el motivo de su libertad en todo sentido. Pereira sí tuvo una esposa, la sigue queriendo, y es su único equipaje. Pereira cree firmemente que las razones del alma son las más importantes y con esta base se establece la relación padre-hijo, periodista-aprendiz que tiene con Monteiro Rossi.

Hace muchos años tenía este libro entre mis lecturas pendientes. Si no recuerdo mal, estaba en mi lista porque Antonio Skármeta, escritor chileno autor de El Cartero de Neruda, lo recomendó en su programa de televisión llamado “La Torre de Papel” de People and Arts. A propósito de esto no pude encontrar ninguno de sus programas en Youtube, es una lástima, ahora: www.peopleandarts.com redirige a www.discoverymujer.com: sin palabras. Por otra parte, si hubiera leído Sostiene Pereira en ese entonces quizás no hubiera disfrutado tanto de la nota del autor al final de la 10oedición (oír aquí), en donde Tabucchi explica el proceso creativo de su obra, la construcción de la novela, y algunos detalles curiosos, mientras cuenta la visita que el mismo personaje le hizo.

Pereira tenía un problema con el arrepentimiento y era que no sabía si hacerlo o no. ¿Está bien arrepentirse? También tenía un amigo médico que le habló de la confederación de las almas, una teoría sobre el cambio de pensamiento según ciertas etapas y ciertos eventos del hombre: “cada uno tiene no una, sino muchas almas, una de las cuales es la dominante; a veces puede suceder que otra de esas almas adquiera preponderancia, determinando así una verdadera y propia metamorfosis”. Pereira decide dejarse llevar por el alma dominante.

Vi la película (1995) llamada igual que el libro y protagonizada por Marcello Mastroniani que por lo menos para mí fue casi el Pereira que tenía en mente mientras leía a Tabucchi. Sus ojos, la expresión de su cara: tierno, nostálgico pero con sentido del humor. La música es de Ernio Morricone y en la sección Musica HD de este blog se puede oír en una lista la que quisiera ser la banda sonora del libro.

Marcello Mastroniani en "Sostiene Pereira"(1995)

Marcello Mastroniani en “Sostiene Pereira”(1995)

Quisiera conocer a Pereira, robármelo literal y literariamente, quisiera que fuera mi personaje o algún tío abuelo vivo del que nadie me ha contado nada. Pero solo puedo poner sus declaraciones debajo de mi edición casi desbaratada de El Hermafrodita Dormido para tener los dos mejores objetos inútiles a la mano por si tengo que salir de prisa de mi casa.

© Isabel-Cristina Arenas, Barcelona 30 de octubre de 2013

Anuncios

5 pensamientos en “Sostiene Pereira – Antonio Tabucchi

  1. Siempre he dicho que no quiero llegar a viejo y arrepentirme por NO haber hecho cosas que puede hacer y que por miedo u otro motivo no hice…o arrepentirme de NO haber dicho “Te quiero”…Quiero llegar a viejo y ver el pasado con alegría y sin remordimientos…
    Se gana algo con arrepentirse?…umm, un poco de aprendizaje y humildad tal vez…
    Un fuerte abrazo…

    • Sí es cierto, se gana humildad, estoy muy de acuerdo. También hay veces en que no sabes si te vas a arrepentir o no. Por ejemplo: estoy pensando si quiero-debo ir a “El parque recreacional el Lago” o a la casa del nono. En regresar a esos lugares en donde tienes recuerdos antes de que ya no existan, pero no sé si hacerlo y destruir mi memoria, violentarla o mejor dejar flotando los buenos recuerdos que ya tengo. Por eso debería existir como algo así como la premonición de arrepentimiento.
      Yo también te quiero mucho.

  2. Si tuviera que salir de prisa….no me llevaría nada. Lo importante ya lo tengo en mi equipaje: mi memoria.

    Y no me arrepiento de nada porque sino en mi vejez cuando este sentada en mi mesedora pensando, no tendré de que reirme.

    Yo también los quiero.

  3. Pingback: Réquiem – Antonio Tabucchi | EL HERMAFRODITA DORMIDO

Comentar este post:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s