La cabeza perdida de Damasceno Monteiro – Antonio Tabucchi


Una muerte, tráfico de drogas y posible impunidad. Es Antonio Tabucchi con La cabeza perdida de Damasceno Monteiro (1997), una pequeña radiografía de este mundo.

Anuncios

Sarajevo – Alfonso Armada


Cada año huyen turistas del frío del norte de Europa hacia ese mar —sueño, dieta, clima, paisaje— Mediterráneo que en el mundo se asocia con sol, casas de playa y verano. En ese mismo mar han muerto entre el 1º de enero y el 5 de junio de este año 2.809 personas que huían de […]

Sostiene Pereira/señor lea – Antonio Tabucchi


Después de haber publicado el texto de Sostiene Pereira en donde hablo del señor Estanislao Gutiérrez —quien escribía “lea” en letra cursiva en todas partes—, un tío me comentó que lo vio hace años a él y a su “lea!” en  la calle 34 frente a la plaza de mercado del centro de Bucaramanga. El […]

Réquiem – Antonio Tabucchi


Citarse con alguien en un recuerdo es una posibilidad que da Réquiem. ¿A quién elegir? El recuerdo debe existir, es decir no puede ser una escena nueva de esas que uno se inventa para lograr conciliar el sueño. No puede ser un anhelo, debe haber sucedido realmente. Quizás ya en el momento de la cita se […]

Sostiene Pereira – Antonio Tabucchi


Si yo tuviera que salir de mi casa de prisa, sin poder pensar qué llevar, tomaría mi edición casi desbaratada de El Hermafrodita Dormido de Fernando González. Sería un objeto perfectamente inútil para sobrevivir. No se puede comer, no me sirve para dormir sobre él y por supuesto no vale como pasaporte. Mientras leía Sostiene […]

Librerías – Jordi Carrión


Mi papá llevaba más de dos años preguntándome si le podía conseguir un libro que leyó en su juventud llamado Frutas silvestres como postres de Heinz G. Konsalik. Hace tres semanas le prometí que lo buscaría, esta vez en serio y que como ese libro que ya no se editaba, lo más probable era conseguirlo […]

Historia abreviada de la literatura portátil – Enrique Vila-Matas


A Vila-Matas no le creo nada o le creo todo pero dentro de su mundo. Cuando lo leo me cuido de estar consciente de que es ficción, que él mismo es un personaje de muchos cuentos y que las verdades de sus protagonistas están cruzadas, mezcladas o son inventadas. Por ejemplo sólo sabiendo que Duchamp […]